Todo Sobre El Síndrome De Fatiga Crónica

La fatiga crónica es un síntoma frecuente en la práctica clínica, constituyendo hasta un 10-15% de las consultas en atención primaria.

Se caracteriza por un profundo e incapacitante cansancio, que conlleva una importante reducción de la actividad previa del paciente, tanto personal, social, educativa o laboral.

El comienzo de los síntomas puede ser repentino o también de forma paulatina, muchas veces las personas recuerdan el momento en que comenzó y el principio de estos puede ser un cuadro similar a una gripe.

A continuación, en el presente artículo te mostraré una revisión bibliográfica sobre los principales aspectos de esta enfermedad, causa, criterios diagnósticos y tratamiento.

Causas

La mayoría de las veces esto es debido a un déficit crónico de horas de sueño y a una mala “higiene” del mismo. En ocasiones, puede deberse a razones médicas o psicológicas.

descarga (7)

Es importante distinguir entre los que tan sólo necesitan “reorganizar” sus horarios, los que precisan evaluación y tratamiento, bien sea médico o psiquiátrico, y los que pueden padecer un Síndrome de Fatiga Crónica.

El Síndrome de Fatiga Crónica es una enfermedad debilitante y compleja, que puede representar un verdadero reto  para diagnosticar y tratar y que en ocasiones lleva tanto al paciente como al profesional a un estado de confusión y frustración. Muy frecuentemente los pacientes son diagnosticados de fobia escolar, ansiedad, depresión o problemas de disfunción familiar.

Un mejor conocimiento y un rápido diagnóstico de este síndrome pueden evitar esta situación, mejorar la evolución del paciente y ahorrarle el peregrinaje por múltiples especialistas y pruebas complementarias.

Diagnóstico

Existen varios criterios diagnósticos consensuados por distintos grupos . Todos Estos se pueden resumir de la siguiente manera:

El Síndrome de Fatiga Crónica se caracteriza por un profundo e incapacitante cansancio, no debido al ejercicio y que no se alivia con el reposo de al menos 6 meses de duración, que conlleva una importante reducción de la actividad previa del paciente, tanto personal, social, educativa o laboral.

fatiga cr1

Además, debe de acompañarse de 4 o más de los siguientes síntomas:

  1. Dificultades de concentración.
  2. y pérdida de memoria.
  3.  Faringitis recurrentes.
  4.  Adenopatías.
  5.  Dolor muscular.
  6. Dolor articular.
  7.  Jaquecas de nueva aparición.
  8.  Sueño no reparador.
  9. Fatiga tras el esfuerzo (físico o mental) que persiste más de 24 horas después del mismo. Debido al potencial impacto, tanto social como educativo, en niños y adolescentes existe el consenso que 6 meses es demasiado tiempo para el diagnóstico y se ha propuesto que sea de 8 semanas a 3 meses.

Es importante destacar que el Síndrome de Fatiga Crónica afecta 4 veces más a las mujeres, fundamentalmente entre los 40 y 50 años, sin distinción de raza y con una mayor prevalencia en niveles socioeconómicos menos favorecidos. Es menos frecuente en niños, aunque puede presentarse a cualquier edad, y dentro de la edad pediátrica es más frecuente en adolescentes que en niños.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico, y está basado en el control de los síntomas y patología asociada, siendo básica la alianza terapéutica con la familia y el paciente.

El ejercicio gradual y la normalización del sueño y la dieta contribuyen a la mejoría. Al no existir una etiología claramente definida, con un cuadro con unas manifestaciones heterogéneas y de diagnóstico difícil, no existen unas recomendaciones claras para su tratamiento, que básicamente se centra en el alivio de los síntomas y la mejoría de la función. Una clave en el control del SFC es participar con profesionales de la salud en la creación de un programa de tratamiento individualizado.

Este programa debe basarse en una combinación de tratamientos, por ejemplo, terapias tradicionales y alternativas, que aborden los síntomas, actividades de control y técnicas para enfrentar la enfermedad.

El objetivo principal del tratamiento es el alivio de los síntomas. No debe plantearse como meta inmediata el esperar que el paciente con SFC se sienta “normal” (por ejemplo, que vuelva a realizar sus actividades habituales), porque intentar alcanzar esta meta puede agravar la enfermedad.

El SFC es una enfermedad compleja y por eso puede ser necesario consultar con una variedad de profesionales médicos.

Los proveedores de atención médica pueden diseñar tratamientos eficaces con base en su experiencia en el tratamiento de otras enfermedades.

Manejo del SFC

Vivir con el síndrome de fatiga crónica puede ser difícil. Al igual que otras enfermedades crónicas debilitantes, el SFC puede tener un efecto devastador en la vida cotidiana del paciente, obligándolo a hacer cambios importantes en su estilo de vida y a adaptarse a sus nuevas limitaciones.

Los pacientes con SFC pueden enfrentar problemas comunes en el manejo de su enfermedad, como: síntomas cambiantes e imprevisibles, una disminución en la resistencia que interfiere con sus actividades cotidianas, problemas de la memoria y la concentración que afectan seriamente su desempeño en el trabajo o la escuela, pérdida de su independencia, de sus medios para trabajar y de su seguridad económica, alteración en sus relaciones con familiares y amigos, preocupaciones sobre el efecto que puede tener la disminución de la actividad sexual en su relación de pareja, entre otros.

Los pacientes con SFC suelen tener sentimientos de ira, culpa, ansiedad, aislamiento y abandono. Si bien es normal sentirse así, la falta de control del estrés y las emociones puede empeorar los síntomas, interferir en los tratamientos farmacológicos y dificultar aún más la recuperación.

Opciones de tratamiento

Hay muchos tipos distintos de tratamiento y de recursos para controlar el Síndrome de fatiga crónica.

Estos consisten en:

• Asesoramiento psicológico profesional

• Terapia cognitivo conductual

• Terapia de ejercicio gradual

• Tratamiento sintomático

• Tratamientos alternativos

• Grupos de apoyo

• Tratamiento farmacológico

• Higiene del sueño

• Tratamiento para el dolor

• Tratamiento para el desequilibrio ortostático

• Antidepresivos.

El Síndrome de Fatiga Crónica se caracteriza por un profundo cansancio, acompañado de una constelación de síntomas que interfieren de forma significativa en la vida del paciente, con una substancial reducción de su actividad previa en todas las áreas tanto física, social, educacional / laboral como personal. Existen anomalías patofisiológicas en varias áreas, sugiriendo una etiología multifactorial en un síndrome heterogéneo y complejo y, aunque presenta síntomas comunes en patología psiquiátrica, debe considerarse un cuadro independiente, aunque las percepciones y capacidades del paciente puedan perpetuar la enfermedad.

Por acá te dejo un vídeo para que complementes la información.



Deja un Comentario

Leer más
Generalidades De Las Hemorroides

Las hemorroides o almorranas, son aquellas venas que se inflaman en el conducto anal, como si fuesen varices, de forma...

Cerrar